Mi cesta

Lámparas

Lámparas

23 resultados en Lámparas

Ver como Parrilla Lista
Página
Fijar Dirección Descendente

23 resultados en Lámparas

Ver como Parrilla Lista
Página
Fijar Dirección Descendente

Lámparas

Las lámparas son uno de los elementos básicos e imprescindibles en la iluminación del cultivo de marihuana indoor. En nuestra web disponemos de una amplia variedad de bombillas, todas tienen sus características que vamos a explicarte a continuación y además podrás conocer  sus ventajas y sus inconvenientes.

Es importante que sepas que durante el ciclo de cultivo la planta de cannabis va a necesitar diferentes espectros de luz, por lo que no necesitarán la misma iluminación en crecimiento que floración. En la fase vegetativa las bombillas deben ofrecer un espectro de tonos blancos o azules que son más fríos, recuerda que deben imitar la luz natural de la primavera. En la fase de floración debemos simular el fin del verano y la llegada del otoño que tiene días más cortos y la tonalidad cambia, es en este momento cuando nuestras lámparas deben proporcionar a las plantas unos colores anaranjados. Algunas bombillas denominadas como mixtas o grolux pueden servirnos tanto para la fase de crecimiento como para la de floración.

Una vez que te informes de sus diferencias échale un vistazo a nuestro catálogo y elige la que se adapte mejor a tu cultivo, a los objetivos que quieres conseguir y a tu presupuesto

HPS (High Pressure Sodium Lights)

Las bombillas HPS (High Pressure Sodium Lights) o bombillas de vapor de sodio a alta presión tienen una luz muy potente por lo que son las más adecuadas para la fase de floración del cannabis. Este tipo de lámparas son las más usadas porque son muy económicas y tienen una media de duración de 10.000 horas, como van perdiendo eficiencia con el uso lo mejor es cambiarlo cada aproximadamente 3 cosechas, si no, notaremos como el rendimiento de nuestro cultivo baja notablemente. Estas bombillas además de que consumen mucha electricidad tienen el inconveniente de que al producir demasiado calor aumentan la temperatura, por lo que tenemos que aprovisionarnos de un sistema de ventilación potente sobre todo en verano. Algunos cultivadores utilizan un reflector refrigerado con este tipo de bombillas, con esto se consigue rebajar la temperatura que provocan.

Aunque hay bombillas de vapor de sodio a alta presión de distintas potencias las más utilizadas son las de 600 vatios. Esto se debe a que tiene una buena relación de producción de gramos por vatio.

Si necesitas una bombilla mixta que te sirva tanto para la fase de crecimiento como para la de floración, en nuestro catálogo también disponemos de bombillas HPS mixtas de distinta potencia. El uso de las lámparas mixtas te ahorrará el tener que cambiar de lámparas al pasar de una fase de cultivo a otra aunque la producción no es excesivamente sobresaliente.

Por último debes saber que este tipo de lámparas necesitan de un balastro para que podamos utilizarlas.

LED (Lighting Emitting Diode)

Las bombillas LED (Lighting Emitting Diode) en español traducido como diodo emisor de luz están en auge porque consumen menos energía que las de vapor de sodio a alta presión (HPS).  Como no calientan demasiado el ambiente ahorraremos en la climatización del espacio de cultivo, además los cambios de temperatura entre el fotoperiodo de luz y el de oscuridad son menos bruscos por lo que evitamos que nuestras plantas de marihuana se estresen. Estas lámparas son perfectas para la etapa de floración pero también puedes encontrar lámparas de LED en las que nosotros somos quienes modificamos los espectros que emiten para conseguir el que más nos interese en ese momento del ciclo de cultivo.

En los últimos años su diseño y eficacia han evolucionado de tal manera que están en auge en la iluminación del cultivo de cannabis. Tienen una vida útil bastante larga y no necesitan de balastros ni reflectores para ser eficaces, por los que se ahorra bastante espacio en el cuarto o armario de cultivo. Aunque suponen un desembolso mayor que la compra de otras bombillas, su bajo consumo la convierte en una opción realmente atractiva para cualquier cannabicultor.

CFL (Compact Fluorescent Light)

Los fluorescentes de tubo son unas lámparas adecuadas para la fase de crecimiento de la marihuana pero además podemos usarlas en la germinación y con los esquejes. Sus mayores ventajas son que no producen mucho calor y que son económicas.

Los fluorescentes compactos (Compact Fluorescent Light) son muy fáciles de usar y son aptos para la fase de crecimiento o para la de floración. Solo tenemos que usar diferentes tonos: azules para la fase vegetativa y rojizos para la floración. Estas bombillas están indicadas para zonas de cultivo de reducidas dimensiones y además no consumen demasiado.

Otro de los usos más habituales para este tipo de lámparas es en cuartos donde mantenemos a las plantas madre y en cuartos de cultivo de dimensiones muy reducidas.

 

HM (halogenuro metálico)

Las bombillas de halogenuro metálico (HM) están encuadradas dentro de las luces HID (luces de alta intensidad) y nos ofrecen espectros de luz azulados. Estas lámparas están indicadas para la fase de crecimiento de las plantas de cannabis, aunque también podemos usarlas en la germinación y para hacer esquejes. Las bombillas de halogenuro metálico proporcionan espectros ultravioletas que están indicados para la última fase del cultivo así incrementarán la creación de resina. Esta mayor proporción de resina se debe a que la planta de marihuana produce tricomas para protegerse de los rayos UV.

Al igual que otros tipos de luces de alta intensidad (HID) tienen el inconveniente de que generan altas temperaturas por lo que debemos contrarrestarlo con una buena ventilación. Son lámparas muy duraderas y económicas por lo que suelen ser muy usadas, otro de los motivos es que tienen mayor potencia que las CFL. Algunos cannabicultores las utilizan en combinación con otras lámparas para así abarcar todos los espectros de luz que necesitan nuestras plantas de marihuana.

 

CMH (Ceramic Metal Halide)

El halogenuro metálico cerámico (HMC) es un tipo de bombilla sensacional para el cultivo de interior también se la conoce como LEC (Light Emitting Ceramic) o emisor de luz cerámico. Al sustituir el cuarzo de las HM por la cerámica el espectro de luz es mucho mayor, yendo desde el ultravioleta hasta el infrarrojo, por lo que podemos usarlas tanto en la fase de crecimiento como en la de floración. Cuando utilizamos el espectro de luz ultravioleta favorecemos la producción de tricomas lo que se traduce en una mayor cantidad de resina en los cogollos.

Una de las ventajas de estas lámparas al aguantar mejor las altas temperaturas no producen demasiado calor para la cantidad de luz que produce, es por esto que su eficacia es muy rentable. Además al no calentar el ambiente podemos ahorrar electricidad en el uso de ventilación para bajar las temperaturas de nuestro cuarto de cultivo.

Otro de los beneficios que nos dan este tipo de bombillas es que duran más que las MH o las HPS, por lo que son más rentables. También comprobaremos que el rendimiento de nuestra cosecha es superior, con las CMH nuestras plantas nos ofrecerán más gramo por vatio.

En el caso de las CMH Aunque su precio sea superior al de otras realmente merece la pena su compra y utilización. Estas bombillas necesitan de un balastro magnético o electrónico para poder funcionar.

Si te decides por este tipo de lámparas debes saber que ya que emiten rayos ultravioletas debemos tener precauciones cuando estemos en el cuarto de cultivo. Es importante usar gafas para protegernos los ojos y también mantenernos lo suficientemente lejos para que no nos quememos la piel, y por supuestos desechar las bombillas si vemos que sufren algún deterioro.